La Huerta Valenciana

Ampliar y rejuvenecer el hogar con textiles y muebles

Nuestras casas tienden a entrar en procesos de envejecimiento, por culpa de una decoración anticuada, por la acumulación de objetos, el desorden, los muebles que se hacen viejos y poco atractivos con el tiempo… Si notamos que nuestro hogar está ya “pasado de moda”, como se suele decir, hay muchas formas de transformarlo y darle un nuevo aire. ¡Todo tiene remedio!

Despejar las habitaciones de lo que no necesitamos ayuda a ampliar visualmente los espacios y los puede rejuvenecer automáticamente. Y es que los espacios diáfanos recuerdan a las tendencias más modernas como el minimalismo. Sigue el método de “tirar, donar o regalar”. Ve cuarto por cuarto y revisa todo: objetos que sobran dentro de los armarios, ropa de juventud que ya no vamos a usar, objetos del recibidor anticuados, papeles o documentos inservibles… ¡Seguro que descubres más de una cosa que no usabas en años! Deshacernos de lo que tenemos en casa cuesta a veces, pero es necesario para dotar de nueva energía al hogar.

Asimismo, hay muchas otras formas de que tu casa parezca más grande: aprovecha las paredes altas para poner estanterías, librerías…; piensa también en el paso de la luz, con muebles ligeros de cristal o fibra, ventanales, mesitas de comedor, puertas de armarios…; coloca los muebles mirando a las ventanas, hacia donde entra la luz, de forma que parecerá que haya más metros; y acierta con el color de las paredes, de colores blanco, arena, gris claro, pasteles…

Una vez ordenada la casa, revisamos los muebles. En muchos hogares existe el problema de los muebles que se han quedado anticuados pero no queremos tirar porque todavía cumplen su función aunque le den un aspecto antiguo a la casa. Para hay que aplicar un poco de bricolaje. Tanto si necesita restauración como un rejuvenecimiento, hay solución. ¿Lo que más nos gusta? Si es madera muy oscura, lacar el mueble en blanco y combinarlo con detalles de madera natural más clara. La laca da un acabado más “sedoso” que la pintura.

En cuanto a los textiles, vamos a probar cosas nuevas. Arriésgate y gana. Es hora de darle originalidad y color a tus habitaciones. Sorprende con una apuesta por colores llamativos en los cojines del salón y en la ropa de cama, armonizando con un color de paredes más neutro. Juega con tonos oscuros y claros y con estampados, armonizando la decoración en su conjunto.

Además, si te gustaría cambiar el color de los muebles y no puedes comprar nuevos o retapizar, opta por las fundas de sofá de La Huerta y además de proteger la tela original, le darás un cambio radical a la estancia. Dale vida también a las ventanas. Si el resto de la decoración del salón o las habitaciones es más neutro, cambia el diseño de las cortinas. Juega con texturas y diseños y con colores alegres.

Un último consejo para mantener tu decoración con un toque moderno: despídete de los conjuntos. Lo coordinado ya no se lleva. Opta por piezas de diferentes estilos, distintas texturas, colores y materiales.

¿Preparado para darle un nuevo aire a tu hogar?

 

También te puede interesar...