La Huerta Valenciana

“Hogar dulce hogar”: salud y calidez

El año 2022 nos ha dado muchos sobresaltos, y también, seguro, algunas alegrías. Y como ya se acaba, el último post del año queremos dedicarlo a algo muy importante, que parece un tópico, pero que no consideramos importante hasta que nos toca de cerca: la salud. El hogar, que es otro de los entornos en los que pasamos más tiempo de nuestras vidas, también influye en nuestra salud física y mental y en nuestra calidad de vida. Los diversos estudios que existen sobre el tema señalan que percibimos la vivienda como nuestro entorno seguro, íntimo, donde podemos desarrollar plenamente nuestra personalidad y ser nosotros mismos. Algunas características de la vivienda mejoran esta percepción positiva, como tener espacio suficiente para cada habitante, tener acceso a luz natural y a una buena ventilación, y que las temperaturas y el ruido exterior sean aceptables.

Además, el 21 de diciembre empezó el invierno en nuestro hemisferio, y cuanta más calidez añadamos a nuestra casa, más a gusto nos sentiremos en ella. Nuestra relación con nuestro “refugio” particular se reforzará y sentiremos que cada rincón de la casa nos arropa. ¿Y quién se encarga de arropar una casa? La ropa de hogar, claro.

Empieza por las cortinas. Si aún no tienes unas de invierno, te invitamos a que adquieras unas con mucha tela, ya que además de ganar presencia, la imagen será más cálida y protectora. No elijas de tonos oscuros, para que pase la luz. Los tejidos naturales, como elección, son un must. Si quieres un salón de aspecto “calentito” y “suave”, nada mejor que las alfombras mullidas, y más si son superpuestas. Por su parte, ya hemos comentado que a sillones y sofás les conviene tanto las fundas como cojines y mantas. Si alguno de los cojines tiene textura de peluche o es muy suave al tacto, habréis encontrado una funda ideal para todo el invierno. Además, podéis probar también con diversas texturas, como en los manteles para vestir la mesa o en las velas para crear ambiente.

Por último, solo quedan los detalles a añadir, como la cantidad de plantas naturales, la magia de velas y guirnaldas, fragancias relajantes que hagan oler la casa a jazmín, lavanda, vainilla, la utilización de materiales naturales en la decoración, etc.

Si hay algunas cosas que no cumple tu hogar o no puedes aplicar algunos consejos, hemos guardado unas rutinas simples para que el día a día se convierta en mucho más agradable y cómodo, encontrando así la felicidad en muchas otras cosas. Nuestro primer consejo puede parecer muy extendido ahora mismo, pero os aseguramos que si se hace bien, realmente sirve. Se trata de meditar cada día, aunque sean unos 5 o 10 minutos apenas, centrándonos simplemente en nuestra respiración. No es milagrosa, pero sin duda es una gran herramienta para controlar la ansiedad. En segundo lugar, céntrate en el agua. Sí, has leído bien. Toma un baño de agua caliente, relájate, o prueba con un podcast de sonido de lluvia o de riachuelo. Mantener la cabeza ocupada, por ejemplo haciendo pasatiempos o garabatos, ayuda a destensar la mente y hacerla trabajar a un ritmo más moderado y tranquilo. Y como colofón de año: mímate. Dedícate un día especial o un ratito cada día a ti mismo. Convierte de vez en cuando tu baño en un pequeño spa mientras escuchas tu música preferida, y apuesta por usar cremas y lociones no para embellecer, sino también para distraerte y sentirte bien contigo mismo. Os aseguramos que luego vale la pena.

También te puede interesar...