La Huerta Valenciana

¿Pocos metros libres? Sácales partido con estos trucos

Nuestro hogar acaba convirtiéndose en todo un mundo para nosotros. Pasamos parte del día en él, incluidos los días libres, nos sirve de refugio y a veces, también, de lugar de trabajo. En él preparamos recetas con amor para otros, celebramos, reímos, nos divertimos, y descansamos. Sin embargo, cuando se trata de una casa pequeña, el espacio nos puede limitar un poco a la hora de arreglárnoslas para el almacenamiento, que es clave también para el orden diario, los cuales a su vez, son claves para una buena convivencia y una buena rutina. En este post os contamos algunos trucos, no solo para potenciar el almacenamiento.

Fíjate mucho en las paredes. Es uno de los primeros y más útiles consejos que puedes aplicar en los espacios pequeños. Mira hacia arriba: hay aire que se puede ocupar. El que vemos más práctico serían los altillos y falsos techos –si la altura de la vivienda lo permite-. Altillos o estanterías que rodeen toda la estancia –sobre todo en dormitorios- podrían ser una solución para guardar objetos de uso poco frecuente, como las maletas o neceseres de viaje, o de temporada, como la ropa de hogar de cada estación.

También hay que pensar en estanterías, baldas o colgadores, entre otros. ¿El único inconveniente? Le quitará algo de amplitud visual a la casa. Pero ganaréis en soluciones prácticas. Sin embargo, puede haber otros lugares escondidos en los que no hemos pensado como sitios de almacenaje. Por ejemplo, detrás de las puertas, con el uso de perchas o colgadores. También en el hueco de la escalera.

Si la casa tiene techos altos, podéis planear un hogar con plataformas, a diferentes alturas, y crear diferentes ambientes y espacios duales. Los muebles con almacenaje, por supuesto, son ideales para viviendas de tamaños pequeños. Bancos, banquetas o mesas, por ejemplo, harán la vez de mueble práctico y de lugar para guardar todo tipo de objetos que no queremos tener a la vista pero que pueden ser útiles en cualquier momento, como mantas, plaids, manteles, revistas, libros, el mando de la tele…

Aprovecha también el vestíbulo de entrada, algunas zonas de los pasillos, o incluso zonas muertas con ventanas, todo ello para colocar útiles de almacenamiento o percheros.  Los cabeceros de la cama también pueden ser lugares ideales para almacenaje. Úsalos de estanterías, mesitas de noche, armarios, o todo a la vez. ¿Lo habías pensado? Aprovecha también muebles plegables, con almacenamiento interno y, por supuesto, las camas con canapé, que serán tus mejores aliadas. Os aseguramos que vale la pena la inversión.

¿Y qué pasa con los llamados espacios muertos o difíciles, esquinas o ángulos complicados? Tened en cuenta para eso los muebles a medida, muebles de obra, estanterías o muebles diseñados para rincones… Quizá acabe siendo uno de vuestros sitios favoritos de la casa…

 

También te puede interesar...