La Huerta Valenciana

Relájate como en un spa sin salir de casa

La vida actual implica unas rutinas, unos tiempos y unos ritmos difíciles de asumir para el cuerpo de forma natural. De esta manera, nos encontramos con que actualmente hay cada vez más personas que sufren de estrés y ansiedad. Las situaciones agobiantes, las prisas y las tensiones no son buenas para nuestra mente, y nos obligan a parar a respirar de vez en cuando para salir a la superficie. Lo bueno es que podemos recuperar lo que habíamos perdido por el camino. ¿Cómo? Aquí te lo contamos.

Como siempre decimos en La Huerta Valenciana, nuestro hogar es nuestro particular refugio cotidiano, el sitio al que llegamos exhaustos de la rutina diaria pero que según su decoración nos puede animar e incluso nos puede relajar como si estuviéramos en un auténtico spa o centro wellness.

Pero hay un pequeño inconveniente: si no dejamos atrás todas las preocupaciones cuando pasamos por el umbral, de poco nos servirá tener una casa hecha a medida para la relajación. Practica algunos trucos para deshacerte del estrés como el ejercicio, la meditación, escuchar música, darle achuchones a tu mascota… También ayudará llevar hábitos saludables como una dieta sana, ser activo socialmente o dormir lo suficiente.

Una vez tengamos el estrés en unos niveles controlados, hay que ordenar la casa. Sí, sí. Lo que lees. Según algunos estudios, las personas que perciben su casa como desordenada tienen más estrés. Así que dedica un ratito cada día a ordenar la casa y terminar tareas pendientes sencillas y que no requieran gran esfuerzo.

En cuanto a la decoración, el entorno influye en las emociones, por lo que hay que tener en cuenta varios elementos. Empezamos por el color y la iluminación. Para los dormitorios, encuentra un color cálido y saturado que te guste y pinta las paredes con él. Elige también una luz tenue e indirecta para descansar mejor que nunca. También te relajará tener un espacio para cada labor. Por ejemplo, un escritorio determinado para trabajar, un cuartito solo para hacer la colada, un baño exclusivo para los padres, si es que convivís con niños… Son pequeñas cosas que os harán la vida más fácil. El tipo de material utilizado en casa, además, sí importa, y mucho. Un estudio estadounidense demostró que las superficies y detalles de madera ayudan a bajar los niveles de estrés, al tiempo que mejoran la atención y la creatividad. Todo eso con un material tan versátil como la madera.

Cuando ya tengamos todos estos detalles claros para rebajar el estrés nada más entrar en casa, pasamos a los detalles cruciales para recrear una atmósfera de spa. El primer elemento que vamos a incluir será la música y la iluminación. Baja la luz hasta que sea tenue e ilumina también con guirnaldas de luz led o velas. Luego pon una sesión musical relajante, como una lista de reproducción en Spotify o Youtube con música chill out. Después atiende a la aromaterapia que tanto se usa en los spas y enciende velas e incienso con olores que te gusten. Todo ello te ayudará mientras vas preparando el té o infusión que te vas a tomar en un rincón del sofá mientras disfrutas de la música relajante y los olores que se difuminan por toda la casa.

Por último, el lugar mágico para terminar el día y quedar como nuevo o nueva va a ser el baño. Haz lo mismo en tu baño: aromaterapia e iluminación tenue con velas, y disfruta de una ducha o un baño relajante con agua tibia o caliente. Pero antes, piensa en los tratamientos que le faltan a tu cuerpo y que puedes hacer en casa sin necesidad de ir a un spa: exfoliación corporal con sal gruesa y aceite, abrir los poros del rostro con una olla con bicarbonato, máscaras faciales –la que más nos gusta es la iluminadora, con aloe vera y pepino-. Mímate y date un tiempo a solas para ti mientras conviertes tu hogar en un auténtico spa. ¿Lo probarás?hogar

También te puede interesar...